Se confirma que la quema de carbón en Siberia propició un cambio climático hace 250 millones de años

Un equipo de investigadores dirigido por la profesora de la Escuela de Exploración de la Tierra y el Espacio de la Universidad Estatal de Arizona (ASU), Lindy Elkins-Tanton, presentaron la primera evidencia directa de que la quema extensiva de carbón en Siberia es la causa de la Extinción Permo-Triásica, la más severa de la Tierra.

Extinción masiva del Pérmico-Triásico

La extinción masiva del Pérmico-Triásico, llamada también de manera informal la Gran Mortandad,​ fue una extinción masiva ocurrida hace aproximadamente 250 millones de años​, la mayor extinción ocurrida en la Tierra. En ella desaparecieron aproximadamente el 95 % de las especies marinas​ y el 70 % de las especies de vertebrados terrestres.

Extinction Intensity Esp

Para averiguar la razón de esta extinción, el equipo internacional dirigido por Elkins-Tanton se centró en analizar las rocas volcánicas (rocas creadas por erupciones volcánicas explosivas) en una región de roca volcánica en Rusia. Las erupciones continuaron durante aproximadamente dos millones de años y abarcaron el límite Pérmico-Triásico. Hoy, el área está cubierta por aproximadamente cinco millones de kilómetros cuadrados de roca basáltica.

Entre las posibles causas de este evento de extinción, se cree que la quema masiva de carbón provocó un calentamiento global catastrófico, que a su vez fue devastador para la vida; esta hipótesis es la más aceptada de todas las postuladas.

En busca de evidencia, Elkins-Tanton y su equipo comenzaron a examinar la región de los traps siberianos o escaleras siberianas, que forman una gran región de roca volcánica, conocida como gran provincia ígnea, en Siberia, donde se sabía que los magmas y la lava de los eventos volcánicos quemaron una combinación de vegetación y carbón.

´j
La meseta de Putorana, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, pertenece a las siberianas

En total se recolectaron más de 400 kg de muestras, que fueron compartidas con un equipo de 30 científicos de ocho países diferentes.

A medida que analizaban las muestras, el equipo comenzó a ver fragmentos extraños en los materiales volcánicos que parecían madera quemada y, en algunos casos, carbón quemado. Dice la autora:

Nuestro estudio muestra que los magmas de las trampas siberianas se introdujeron e incorporaron carbón y material orgánico. Eso nos da evidencia directa de que los magmas también quemaron grandes cantidades de carbón y materia orgánica durante la erupción.

Be the first to reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *